Es imposible pronunciar la palabra detective sin que se nos venga a la cabeza la imagen de Sherlock Holmes, pero ¿quién era en realidad Sherlock Holmes? Sus rasgos de personalidad son inolvidables. Desequilibrado, brillante y tan audaz como atormentado, estos son algunas de sus características más reconocibles:

  •  Sherlock Holmes tenía una mente brillante y una capacidad de observación fuera de lo común que le permitían deducir con acierto realidades que se escaparían al mismo Albert Einstein.
    El personaje de Sherlock Holmes está basado en un profesor que dio clase a Conan Doyle en la facultad de medicina, Joseph Bell, que impresionaba a los alumnos en clase con su capacidad deductiva. Bell salvó la vida de muchas mujeres embarazadas con su insistencia en que los médicos se lavaran las manos antes de examinarlas.
  • Sherlock Holmes se drogaba con morfina y cocaína, sobre todo en periodos de aburrimiento, ante la desesperación de su amigo, el doctor Watson, que le pide que abandone el mal hábito. El propio Sherlock explica por qué consume.

«Supongo que su efecto físico es malo. Sin embargo, la encuentro tan trascendentalmente estimulante y esclarecedora para la mente que ese efecto secundario tiene poca importancia.» «Mi mente se rebela contra el estancamiento. Deme problemas, deme trabajo, deme el criptograma más abstruso o el análisis más intrincado, y me sentiré en mi ambiente. Entonces podré prescindir de estímulos artificiales.»

  • Para Sherlock las mujeres no son rivales, no están a su nivel y desprecia su inteligencia. Para él solo existe una mujer, Irene Adler, la única que respeta por su inteligencia, capaz de rivalizar con la suya e incluso de superarle. No hay amor, solo respeto a su capacidad intelectual.

«Él solía hacer bromas acerca de la inteligencia de las mujeres, pero últimamente no le he oído hacerlo. Y cuando habla de Irene Adler o menciona su fotografía, es siempre con el honroso título de La Mujer.» dice Watson de él en Escándalo en Bohemia.

  • Holmes es un sociópata: no respeta las reglas de convivencia, no le gusta relacionarse con otras personas, ni siquiera a nivel pasional, y no resuelve crímenes para salvar a nadie ni para aportar algo bueno al mundo sino para no aburrirse.
    Watson es su único contacto con el mundo real. Su amigo le proporciona algo de orden a su vida, le da una visión distinta y aunque muchas veces le trata con ironía y desprecio por sus capacidades intelectuales normales, es por el único que siente verdadero afecto.

«Siempre lo he tenido por la máquina de observar y razonar más perfecta que ha conocido el mundo; pero como amante no habría sabido qué hacer». Dr. Watson

Estos rasgos de personalidad los encontramos en un personaje televisivo mucho más actual que conquistó las pantallas del mundo entero: En 2004 se estrenó en EEUU la serie House. Su protagonista, el Dr. Gregory House está basado en la personalidad de Sherlock Holmes ya que su creador, David Shore, es un gran fan del personaje de Conan Doyle. House y Holmes viven en la misma dirección: 221B de Baker Street.

Si quieres conocer más curiosidades sobre Sherlock Holmes y sobre su autor, aquí os dejo mi artículo para Actualidad Literatura.

Actualidadliteratura
Leer artículo